Dichosos…


El refugiado dichoso
agosto 31, 2008, 8:00 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , ,

Prueben y vean que el Señor es bueno;
dichosos los que en él se refugian.
Salmos 34:8

En una sociedad de consumo las técnicas de mercadeo son fundamentales para una eficiente comercialización. Una de estas técnicas, la muestra gratis, es ampliamente utilizada para promocionar diferentes tipos de productos. Un ejemplo de ello lo tenemos cuando vamos al supermercado y una promotora nos ofrece a probar un pequeño pedazo de pizza o un canapé con una nueva salsa o una nueva pasta para untar. En la industria farmacéutica es una práctica general la distribución gratuita a los profesionales de la medicina de muestras médicas para ser entregadas a los pacientes. 

Es muy raro encontrar una persona que rechace de plano el probar estas muestras gratis. Lo más seguro es que los clientes o pacientes traten de obtener tantas como sea posible. Como dicen por ahí: “A caballo regalado no se le mira el colmillo”.

Lo sorprendente de todo esto no es que Dios ofrezca también muestras gratis y nos invite a ponerlo a prueba para que podamos constatar cuan bueno es él. Lo sorprendente es que la mayoría de la gente se niega a buscar refugio y una prueba de la bondad de Dios.

Las personas que han comprobado las bendiciones de Dios son las que logran ser dichosas.

¿Cuándo lo harás?

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.



Refugio para dichosos
agosto 21, 2008, 2:09 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

Sirvan al Señor con temor;
con temblor ríndanle alabanza. 
Bésenle los pies, no sea que se enoje
y sean ustedes destruidos en el camino,
pues su ira se inflama de repente.
¡Dichosos los que en él buscan refugio!
Salmos 2:11-12

La tormenta tropical Fay continua desatando su furia sobre varias comunidades del estado de la Florida en los Estados Unidos de Norteamérica. En algunos sectores ha llovido torrencialmente y extensas areas se hayan hoy bajo las aguas. Gente que construyó su vivienda en zonas relativamente seguras miran hoy con sorpresa como la inundación los ha obligado a buscar refugio en un sitio más alto y seguro.

La dicha del hijo de Dios está en saber que cuando coloca a Dios como su refugio, su seguridad está garantizada y puede estar tranquilo porque nunca será sorprendido. Su alto refugio nunca será alcanzado por las destructoras aguas y sus pies siempre pisarán terreno firme.

Es muy posible que hasta ahora te hayas apoyado exclusivamente en tus propias habilidades o conocimientos y que no hayas acudido a Dios para establecer tu refugio. ¿No crees que es hora de intentar algo diferente? ¡Experimenta la dicha de haber buscado refugio en Dios! 

 

Nueva Versión Internacional
International Bible Society.
Copyright © 1999