Dichosos…


Los obedientes dichosos
agosto 26, 2008, 7:57 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , ,

Dichosos todos los que temen al Señor,
los que van por sus caminos. 
Lo que ganes con tus manos, eso comerás;
gozarás de dicha y prosperidad. 
En el seno de tu hogar,
tu esposa será como vid llena de uvas;
alrededor de tu mesa,
tus hijos serán como vástagos de olivo. 
Tales son las bendiciones
de los que temen al Señor.
Salmos 128:1-4

Cuando la palabra de Dios habla acerca del temor al Señor se refiere a la actitud de respeto y obediencia que debemos asumir ante quien posee la absoluta y total autoridad y majestad sobre la creación y no a un estado emocional de miedo o terror hacia alguien que representa un peligro para nuestras vidas.

Vivir en el temor al Señor es también un fundamento de la dicha por cuanto Dios concede bendiciones sin límite a quienes se identifican con él y obedecen sus preceptos. Los caminos de Dios están llenos de bendiciones. Estas bendiciones alcanzarán a tu familia y a tus negocios y todo lo que acometas será prosperado.

No hay mayor dicha que la de formar parte del equipo ganador de los que aman a Dios.

 

Nueva Versión Internacional
International Bible Society.
Copyright © 1999 


Una madre dichosa
agosto 12, 2008, 7:56 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

Zilpá, la criada de Lea, le dio un segundo hijo a Jacob. Lea volvió a exclamar: «¡Qué feliz soy! Las mujeres me dirán que soy feliz.» Por eso lo llamó Aser.
Génesis 30:13

No hay suceso que traiga más felicidad a una madre que el nacimiento de un hijo. Un nuevo ser, una nueva vida nos dice que se ha cumplido uno de nuestros propósitos principales en este mundo y que estamos dando cumplimiento fiel a las instrucciones de Dios acerca de nuestra vida , tal como Dios instruyó a Noé y a sus hijos: “Sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra”.

Para Lea, este nacimiento representaba su sexto hijo, el segundo por algo así como un vientre alquilado (el de su criada Zilpá), ya que después de su cuarto parto no pudo seguir teniendo hijos. Estaba tan embargada por la alegría y la dicha que le puso a su hijo por nombre Aser, que en hebreo significa “Dichoso”.

La palabra Aser del hebreo proviene de una raíz del mismo idioma que significa andar rectamente, progresar, ser alegrado y tambien ser bendecido. No se limita a la simple emoción de la alegría sino va más allá a ser un estado del alma y del espíritu donde impera el gozo, la confianza y la tranquilidad.

Más adelante estaremos analizando esta dicha con mayor detalle. Por lo momentos, te deseo que seas “dichoso”.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.