Dichosos…


Los sabios dichosos
septiembre 7, 2008, 8:13 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

Dichoso el que halla sabiduría,
el que adquiere inteligencia. 
Porque ella es de más provecho que la plata
y rinde más ganancias que el oro. 
Es más valiosa que las piedras preciosas:
¡ni lo más deseable se le puede comparar!

Proverbios 3:13-15

Ya lo hemos dicho y lo repetimos, el fundamento de la dicha no son las riquezas. El fundamento de la dicha es la sabiduría. Estoy hablando de la verdadera sabiduría, la que viene de lo alto, la que nos acerca a Dios y nos enseña la obediencia y el respeto hacia él. No la sabiduría mundana que es mero conocimiento y aparente sentido común y racionalidad que cambia tan a menudo que nos ha hecho llegar al desastre de postmodernismo y sus ambigüedades.

Lamentablemente el mundo ha tratado de alcanzar la sabiduría mediante la filosofía. Algo muy somero ha conseguido mas la filosofía es incapaz de llevarnos a la verdadera sabiduría por cuanto esta sólo puede provenir de Dios y muy pocos filósofos creen en él y mucho menos lo buscan.

Gracias a Dios que tenemos su palabra, la cual es muy efectiva para llevarnos al verdadero conocimiento y la perfecta sabiduría.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.



El falso dichoso
septiembre 2, 2008, 9:18 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

No te asombre ver que alguien se enriquezca
y aumente el esplendor de su casa, 
porque al morir no se llevará nada,
ni con él descenderá su esplendor. 
Aunque en vida se considere dichoso,
y la gente lo elogie por sus logros, 
irá a reunirse con sus ancestros,
sin que vuelva jamás a ver la luz.
Salmos 49:16-19

Hay que saber diferenciar muy bien entre la verdadera dicha, la que viene de Dios, y la falsa dicha que es la dicha que nos vendido el mundo. Esta última está cubierta de oropel y es más falsa que un billete de tres dólares.

Lamentablemente desde pequeños hemos sido enseñados que la felicidad sólo pueder ser obtenida cuando hemos resuelto nuestra situación financiera y hemos establecido una fortuna que supuestamente nos garantizará que no pasaremos por problemas.

Si de algo podemos estar seguros es que las riquezas son pasajeras e inestables y que poner nuestra confianza y esperanza en ellas es la estupidez más grande que podamos cometer.

Nunca, nunca te dejes engañar por la falsa dicha. No busques la dicha en las riquezas porque saldrás decepcionado (y agotado). Si quieres la dicha verdadera busca a Dios. Nunca serás decepcionado.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.