Dichosos…


Dichosos de ley
agosto 23, 2008, 8:52 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , ,

Dichoso el que teme al Señor,
el que halla gran deleite en sus mandamientos. 
Sus hijos dominarán el país;
la descendencia de los justos será bendecida.
Salmos 112:1b-2

Otro buen ejemplo de la dicha del cristiano nos indica que ésta está basada en el disfrute de los mandamientos de Dios. Nótese el uso de la palabra disfrute en vez de obediencia. 

La gran mayoría de la gente piensa que los mandamientos de Dios son una carga y una imposición. En otras palabras, que son un problema y una molestia.

Los hijos de Dios pueden entender las bondades y beneficios de las ordenanzas de Dios.  En realidad, cuando se tiene el amor de Dios en nuestros corazones, los mandamientos se entienden y se disfrutan a la luz de ese gran amor. En parte esto es alimentado por la satisfacción del deber cumplido y en parte por el conocimiento de que estamos llevando a cabo la voluntad de Dios en nuestras vidas.

Las cargas que Dios nos impone nunca son pesadas y por lo tanto podremos deleitarnos en sus preceptos.

Anuncios


El hombre dichoso

Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en la senda de los pecadores
ni cultiva la amistad de los blasfemos, 
sino que en la ley del Señor se deleita,
y día y noche medita en ella.
Salmos 1:1-2

Aquí está uno de los secretos del éxito de un hijo de Dios, la santificación. Santificación no significa que me van a salir un par de alas en la espalda y que mi cabeza se verá de pronto coronada con una aureola y que mis manos permanecerán unidas todo el tiempo en gesto de recogimiento y oración y que mi cara lucirá una expresión de “yo no fui”.

Santificación significa apartarse del mal para estar permanentemente en el camino que a Dios le agrada, el camino que nos lleva hasta él. Si tenemos a nuestra disposición la palabra de Dios, ¿para qué buscar el consejo de personas mal intencionadas? Si tenemos por delante un camino que nos conduce a Dios, ¿por qué tomar la senda de quienes desean estar alejados de Dios? Si estamos llenos de agradecimiento y alabanza a Dios por todas las bendiciones que hemos recibido de parte de él, ¿por qué unirnos a quienes tienen por costumbre y diversión maldecir y burlarse de Dios?

La dicha del hombre está en conocer, meditar y deleitarse en la palabra de Dios. De ella recibimos sabiduría y conocimiento que es mejor que poseer todas las riquezas del mundo.

 

Nueva Versión Internacional
International Bible Society.
Copyright © 1999