Dichosos…


El rey dichoso
septiembre 4, 2008, 9:41 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Que su nombre perdure para siempre;
que su fama permanezca como el sol.
Que en su nombre las naciones
se bendigan unas a otras;
que todas ellas lo proclamen dichoso.

Salmos 72:17

Aunque a primera vista este salmo del Rey David luce como una solicitud de fama, bienestar, riqueza y prosperidad; en realidad él está simplemente pidiendo lo que por justicia le corresponde.

Como rey, David tiene una gran responsabilidad, la cual es gobernar al pueblo de Dios con justicia y autoridad. Es Dios quien exigirá de él la rendición de cuentas que debe presentar por el uso que haya hecho de los privilegios y beneficios que conlleva dicho nombramiento.

David se acerca a su Señor para reclamar la ayuda de Dios necesaria para vencer el difícil reto de gobernar a un pueblo rebelde y murmurador. Él simplemente se limita a exigir el éxito de su gestión administrativa y la bendición de sus súbditos.

Al igual que David, a nosotros Dios nos ha asignado tareas y responsabilidades cuyo cumplimiento conlleva retos y dificultades. Es sólo con su ayuda que podremos sacar adelante las tareas y cumplir los objetivos. No importa si eres el rey o el menor funcionario de la corte. Tienes una tarea que cumplir con unos estándares de calidad que alcanzar y no lo podrás hacer por ti mismo. Dios te dará todo lo que necesites para alcanzar el éxito pero debes acudir a él para que te lo conceda.



Dichoso en la esperanza
agosto 26, 2008, 8:49 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , ,

Dichoso aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob,
cuya esperanza está en el Señor su Dios, 
creador del cielo y de la tierra,
del mar y de todo cuanto hay en ellos,
y que siempre mantiene la verdad.
Salmos 146:5-6

La dicha es el resultado de haber puesto la esperanza en Dios. La dicha es un estado de ánimo que resulta de una combinación de paz y alegría. La palabra de Dios nos dice que la persona que pone su esperanza en Dios es dichoso. Antiguas versiones de la Biblia traducían la palabra dichoso como “bienaventurado”.

En todo caso, la paz y la alegria se combinan para darte un estado de dicha que nadie más puede darte, porque no hay otro como él que sea creador del universo y fiel a sus promesas.

Dios nunca falla. Puedes poner tu esperanza en él y así serás dichoso.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.