Dichosos…


La dicha de la corrección
octubre 4, 2008, 10:49 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , ,

Dichoso aquel a quien tú, Señor, corriges;
aquel a quien instruyes en tu ley, 
para que enfrente tranquilo los días de aflicción
mientras al impío se le cava una fosa.
Salmos 94:12-13

Otro de los secretos de la dicha del cristiano es que éste se halla bajo la corrección de Dios. El Padre instruye a sus hijos con sabiduría en la manera como deben comportarse para honrar con su ejemplo a su Padre celestial. El cristiano se porta bien para agradar a Dios y no para ganar salvación. Ya el asunto de la salvación fue solucionado por Jesucristo mediante su muerte redentora. A esta obra de salvación no hace falta agregarle más por cuanto es completa, suficiente y definitiva.

Si queremos agradar a Dios debemos mantenernos en el camino de justicia. Si nos desviamos, la amorosa mano de Dios nos corregirá para encauzarnos de nuevo en la senda correcta. El resultado es nuestra santificación y crecimiento espiritual. Como bono recibimos la tranquilidad y la paz en medio de la tormenta y la aflicción. Este beneficio no lo pueden disfrutar los impíos quienes bajan al sepulcro sin esperanza.

Deléitate cuando estés bajo la corrección de Dios.

 

Nueva Versión Internacional (NVI) Copyright © 1999 by International Bible Society.


El perdonado dichoso
agosto 29, 2008, 8:30 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , ,

Dichoso aquel
a quien se le perdonan sus transgresiones,
a quien se le borran sus pecados. 
Dichoso aquel
a quien el Señor no toma en cuenta su maldad
y en cuyo espíritu no hay engaño.
Salmos 32:1-2

He aquí uno de los más importantes fundamentos de la dicha del hijo de Dios, el haber recibido el perdón.

Dado que el pecado es lo que nos separa de Dios, el haber recibido el perdón por esos pecados es lo que ahora nos permite estar en relación con él. Sin una relación con Dios no puede haber dicha por lo que el perdón de nuestras faltas es fundamental para lograr este bendecido estado.

Cabe destacar igualmente que la palabra es enfática en señalar que los pecados son borrados por lo que nunca más podrán ser usados en contra nuestra ni debemos sentirnos culpables por algo que ya fue perdonado y totalmente expurgado de nuestra hoja de vida.

Existe, sin embargo, un ser espiritual que tiene por costumbre y oficio el estar recordándonos estas pasadas fallas con el fin de hacernos sentir culpables y erosionar nuestra confianza en el perdón de Dios. En estas circunstancias, a ese despreciable ser sólo se le puede incapacitar recordándole su futuro no muy lejano que es el lago de fuego.

No permitas que te roben tu dicha. Puedes ser dichoso porque has sido perdonado.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.



El pueblo dichoso
agosto 28, 2008, 7:37 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

¡Dichoso el pueblo que recibe todo esto!
¡Dichoso el pueblo cuyo Dios es el Señor!
Salmos 144:15

Para culminar la doce docenas de salmos al salmista (y al Espíritu Santo) le parece conveniente expresar su gozo mediante esta bienaventuranza: “Dichoso el pueblo…” Pueblo que sigue al Señor es pueblo que goza de fecundidad, de prosperidad y de paz.

Y entonces nos preguntamos ¿Por qué nuestros pueblos latinoamericanos se encuentran en el lamentable estado en que han caído? Sólo puede haber una respuesta. Estos pueblos le han dado la espalda a Dios y se han vuelto a los ídolos y los falsos dioses.

Es nuestro deber hacerles ver esto, que se den cuenta del gran error que han cometido, que se den cuenta que es necesario recapacitar y arrepentirse y buscar a Dios mientra él pueda ser hallado. Esto hay que hacerlo aun a costa de que nos rechacen y nos vituperen, como hicieron otros pueblos con los profetas que Dios les envió.

Si queremos la dicha del pueblo, tenemos que hablar las cosas como son, sin tapujos pero con amor y compasión por un mundo que se pierde. Hagamos esto y pronto veremos a un pueblo dichoso.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.