Dichosos…


La esperanza del dichoso
septiembre 19, 2008, 10:10 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , ,

Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad;
por eso se levanta para mostrarles compasión.
Porque el Señor es un Dios de justicia.
¡Dichosos todos los que en él esperan!
Isaías 30:18

La compasión y la misericordia de Dios son algo realmente maravilloso. Cuando las analizamos estrictamente desde el punto de vista de la razón humana nos encontramos con que no podemos darle una explicación racional. Es algo que va mucho más allá de nuestra comprensión. El hecho de que no entendamos estas acciones de Dios no significa que no sean reales y ciertas.

La maravillosa realidad es que Dios siempre aguarda por nosotros. Si estamos alejados de él, él nos espera con ansia que regresemos a su lado como el padre del hijo pródigo. Su compasión siempre está disponible y lista para cubrirnos de perdón por muy mal que nos hayamos portado.

La obra de nuestro Señor Jesucristo en la cruz del calvario es poderosa y suficiente para cumplir con todos los requisitos de la justicia con relación a nuestras faltas y está disponible para nosotros, tan sólo con acercarnos a Dios con corazones arrepentidos.

Por eso, el hijo de Dios es dichoso. Todos los que hemos puesto nuestra esperanza en Dios somos dichosos y nadie ni nada nos podrá apartar del amor de Dios.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.

Visita http://palabradevida.wordpress.com y http://pacifista.wordpress.com

Anuncios


El valle del dichoso
septiembre 17, 2008, 3:39 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , ,

Dichoso el que tiene en ti su fortaleza,
que sólo piensa en recorrer tus sendas. 
Cuando pasa por el valle de las Lágrimas
lo convierte en región de manantiales;
también las lluvias tempranas
cubren de bendiciones el valle.
Salmos 84:5-6

Desde pequeños nos enseñaron a ser independientes y a defendernos con nuestro propio esfuerzo. Nos enseñaron a ser competitivos y a nunca dejarnos vencer. Aún siendo adultos, nos siguen bombardeando con toda clase de mensajes dirigidos a exaltar nuestras capacidades internas y a querer convencernos que somos dioses y que tenemos el poder.

Nuestro adversario ha tergiversado y manipulado muchos de estos mensajes para hacernos pensar que no necesitamos a Dios en nuestras vidas, ni siquiera en los momentos más difíciles.

La palabra de Dios nos aclara el asunto y nos indica la posición que debemos asumir ante los embates de la vida. En primer lugar tenemos que reconocer que nuestra fortaleza está en Dios y no en nosotros. Segundo, debemos reconocer que los caminos que transitamos, cuando verdaderamente buscamos de su presencia, son los caminos que él ha elegido para que nosotros andemos en ellos.

Si interiorizamos esta gran verdad, aunque atravesemos valles de lágrimas, nos daremos cuenta que son regiones de manantiales donde podremos calmar nuestra sed y saciarnos del agua de vida que Dios ha preparado para nosotros.

¡Que bendición!

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.

Visita: http://palabradevida.wordpress.com y http://pacifista.wordpress.com



El siervo dichoso
septiembre 12, 2008, 3:26 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , ,

Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles.
Lucas 12:37

El orgullo y la altivez de muchos ha logrado que la palabra siervo tenga una connotación negativa. Muchas personas creen que por servir a otros pierden dignidad y status. Todo esto no es más que otra de las grandes mentiras del adversario, que ha logrado que sus engaño sea aceptado como una gran verdad.

La gran verdad es muy diferente. La gran verdad es que no existe nada más importante que servir al prójimo. Ya el Señor Jesús lo aclaró muy bien cuando indicó que « el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor » y « el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir ». ¿Crees que haga falta buscar un mejor ejemplo?

El servicio produce dicha y satisfacción de haber cumplido la encomienda que nos ha dejado nuestro Señor. Nuestro servicio a Dios será retribuido con infinitas creces por Dios mismo. ¿Podrá existir mayor y mejor retribución? Lo dudo.

Dedícate al servicio y disfruta de la dicha que Dios concede a quienes le sirven de corazón. 

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.

Visita http://palabradevida.wordpress.com y

http://pacifista.wordpress.com



El caminante dichoso
septiembre 9, 2008, 9:46 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Dichosos los que saben aclamarte, Señor,
y caminan a la luz de tu presencia; 
los que todo el día se alegran en tu nombre
y se regocijan en tu justicia. 
Porque tú eres su gloria y su poder;
por tu buena voluntad aumentas nuestra fuerza.
Salmos 89:15-17

Las bases emocionales de la dicha son la alegría y el regocijo. Pero no cualquier clase de alegría ni cualquier clase de regocijo. La alegría de la cual hablamos es una alegría especial. Es una emoción agradable que surge de la relación que mantenemos con Dios. La presencia de Dios es la razón de esta alegría y no hay nada que se le compare.

Por otro lado está esa ansia fundamental de todo ser humano que se conoce con el nombre de justicia. El saber que Dios, la fuente de la justicia, nos conoce y nos trata como hijos suyos, es motivo de regocijo. Es saber que formamos parte del equipo ganador, de quienes hacen las cosas bien, como debe ser.

Saber que todo lo podemos, que formamos parte del plan de Dios, que somos creaturas especiales, que tenemos una capacidad especial para enfrentar las vicisitudes de la vida, que estamos especialmente protegidos y que Dios vive en nuestro corazón, todo esto es la base de nuestra dicha.



Los sabios dichosos
septiembre 7, 2008, 8:13 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

Dichoso el que halla sabiduría,
el que adquiere inteligencia. 
Porque ella es de más provecho que la plata
y rinde más ganancias que el oro. 
Es más valiosa que las piedras preciosas:
¡ni lo más deseable se le puede comparar!

Proverbios 3:13-15

Ya lo hemos dicho y lo repetimos, el fundamento de la dicha no son las riquezas. El fundamento de la dicha es la sabiduría. Estoy hablando de la verdadera sabiduría, la que viene de lo alto, la que nos acerca a Dios y nos enseña la obediencia y el respeto hacia él. No la sabiduría mundana que es mero conocimiento y aparente sentido común y racionalidad que cambia tan a menudo que nos ha hecho llegar al desastre de postmodernismo y sus ambigüedades.

Lamentablemente el mundo ha tratado de alcanzar la sabiduría mediante la filosofía. Algo muy somero ha conseguido mas la filosofía es incapaz de llevarnos a la verdadera sabiduría por cuanto esta sólo puede provenir de Dios y muy pocos filósofos creen en él y mucho menos lo buscan.

Gracias a Dios que tenemos su palabra, la cual es muy efectiva para llevarnos al verdadero conocimiento y la perfecta sabiduría.

 

Nueva Versión Internacional (NVI)

Copyright © 1999 by International Bible Society.



El rey dichoso
septiembre 4, 2008, 9:41 pm
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Que su nombre perdure para siempre;
que su fama permanezca como el sol.
Que en su nombre las naciones
se bendigan unas a otras;
que todas ellas lo proclamen dichoso.

Salmos 72:17

Aunque a primera vista este salmo del Rey David luce como una solicitud de fama, bienestar, riqueza y prosperidad; en realidad él está simplemente pidiendo lo que por justicia le corresponde.

Como rey, David tiene una gran responsabilidad, la cual es gobernar al pueblo de Dios con justicia y autoridad. Es Dios quien exigirá de él la rendición de cuentas que debe presentar por el uso que haya hecho de los privilegios y beneficios que conlleva dicho nombramiento.

David se acerca a su Señor para reclamar la ayuda de Dios necesaria para vencer el difícil reto de gobernar a un pueblo rebelde y murmurador. Él simplemente se limita a exigir el éxito de su gestión administrativa y la bendición de sus súbditos.

Al igual que David, a nosotros Dios nos ha asignado tareas y responsabilidades cuyo cumplimiento conlleva retos y dificultades. Es sólo con su ayuda que podremos sacar adelante las tareas y cumplir los objetivos. No importa si eres el rey o el menor funcionario de la corte. Tienes una tarea que cumplir con unos estándares de calidad que alcanzar y no lo podrás hacer por ti mismo. Dios te dará todo lo que necesites para alcanzar el éxito pero debes acudir a él para que te lo conceda.



Dichosos en el servicio
septiembre 4, 2008, 7:31 am
Filed under: Reflexiones | Etiquetas: , , , , ,

¡Dichoso aquel a quien tú escoges,
al que atraes a ti para que viva en tus atrios!
Saciémonos de los bienes de tu casa,
de los dones de tu santo templo.
Salmos 65:4

No existe actividad más agradable y más llena de satisfacciones que servir al Señor. Especialmente cuando hemos sido llamados para ello. Todos tenemos la potencialidad de ser llamados al servicio de Dios. No todos somos llamados al servicio al mismo tiempo o en el mismo lugar o para la misma tarea por varias razones.

Una de ellas puede ser que no estemos preparados y listos para el servicio. Muchos caen en el error de creer que por haber tenido una emotiva experiencia espiritual ya están perfectamente capacitados para dedicarse a la obra. Esta es una posición riesgosa que puede llevarnos al fracaso ministerial. Ya lo dijo el profeta Oseas, por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.

Otra razón es que Dios tiene un plan. Nosotros formamos parte de ese plan pero nuestra participación dentro del plan se hará cuando nos corresponda y cuando Dios lo indique. Busquemos siempre la dirección de Dios para estas cosas y nunca nos irá mal.

Otra razón puede ser que no estemos espiritualmente maduros para enfrentar los retos que presenta el servicio a Dios. Crezcamos espiritualmente cada día y pronto recibiremos el llamado y estaremos listos para responder.

Dios quiera que tú pronto estés disfrutando la dicha del servicio a Dios.

 

Nueva Versión Internacional
International Bible Society.
Copyright © 1999